Kinesiología

KINESIOLOGÍA 


La Kinesiología es hoy en día uno de los métodos complementarios de salud que más se aplica en el campo de la interacción denominada “Cuerpo Mente”.

Desde su nacimiento en los años 60 combina las técnicas occidentales con la sabiduría oriental para fomentar la salud física, emocional, mental y espiritual. En países como Nueva Zelanda se ha convertido en profesión reconocida y en EEUU es unos de los principales sistemas utilizados en las técnicas manuales.

Utiliza el delicado arte del test muscular para acceder a la información sobre el bienestar  de la persona y el lenguaje corporal como referencias para mejorar, integrar y relacionar aspectos físicos, nutricionales emocionales, mentales y energéticos de la persona. Y de forma secundaria para analizar los cambios energéticos provocados por un amplio espectro de técnicas manuales y no manuales.

Actúa sobre el SER en su totalidad (Cuerpo-Mente-Espíritu) optimizando la calidad de vida y el logro de objetivos. Es un programa sencillo de valoración y equilibración a través del diálogo con el test muscular que aumenta la conciencia corporal, la capacidad natural de regeneración, la adaptación y la creación de alegría.

La Kinesiología pretende encontrar los contextos o situaciones que bloquean los procesos naturales para el bienestar de la persona y que generan tanto a nivel fisiológico, como energético y neurológico y ayuda a superar esas situaciones para recuperar el equilibrio. Estas disfunciones se rectifican a través de puntos reflejos, de determinados movimientos del cuerpo, del apoyo nutritivo y del cambio de actitud debido a la comprensión de nuestras respuestas emocionales ante los bloqueos.

Es así mismo un sistema educativo que permite a la persona conectar con ella misma y que le proporciona recursos para mejorar sus hábitos de autocuidado, prevención y participación en su propia salud.  


El objetivo por tanto, es entrar en contacto con el contexto que genera el desequilibrio pues de este modo el equilibrio energético permite a la persona a estar más cerca de conseguir cualquier objetivo que se proponga.


Su ámbito de aplicación abarca múltiples aspectos entre los cuales podemos resaltar:
  • Estrés físico, emocional y mental.
  • Depresión, cansancio.
  • Problemáticas neurovegetativas y psicosomáticas.
  • Problemas de comportamiento y de relación. Duelos.
  • Dificultades de aprendizaje, falta de concentración y dislexia.
  • Falta de memoria. 
  • Coordinación y lateralidad.
  • Sensibilidad a ciertos alimentos, intolerancias.
  • Dolor, tensión, molestias físicas y limitación de movimiento.
  • Mejora de la postura.
  • Lesiones repetitivas.

Y un largo etc. 

En definitiva, el aumento de la vitalidad que nos mantiene en equilibrio y armonía, lo que nos permite ser creadores de nuestra vida para poder apreciarla y disfrutarla.